Escritura Creativa

Manías al escribir de los escritores famosos

Manías al escribir de los escritores famosos

Si te apasiona escribir, estarás de acuerdo con nosotros si afirmamos que los escritores tienen manías al escribir, y muchas. Andamiajes, costumbres y manías sin las que algunos escritores famosos no podrían haber escrito algunas de las obras más reconocidas del mundo.

¿Que manías al escribir tienen los famosos?

Algunas de estas manías al escribir son verdaderamente asombrosas, y otras probablemente te resulten familiares… Si eres un escritor maniático, no te preocupes, no estás sólo. De hecho a continuación os contamos algunas de las manías al escribir más curiosas de los escritores más famosos del mundo ¿Compartes manías al escribir con alguno de estos maestros de la literatura?

Las manías al escribir de Edgar Allan Poe

Edgar Allan Poe, también conocido como el maestro de las novelas cortas y de los cuentos de terror, tenía una manía al escribir que sacaba de quicio a sus editores. Poe tenía la costumbre de escribir sus obras en tiras continuas de papel que luego encadenaba mediante lacre.

De esta forma el escritor creaba rollos literarios interminables, incómodos de desplegar y de leer.

Otra de sus peculiaridades, aunque esta no relacionada con escribir, es la relación que tenía con su gata Catterina, a la que el escritor consideraba su guardián literario.

Manías al escribir de Honore de Balzac

El genio de la novela realista francesa del siglo XIX, Honoré de Balzac, mundialmente conocido por su obra ‘La Comedia Humana’ también tenía manías al escribir.

La manía de Balzac al escribir consistía en consumir grandes dosis de café. Mientras escribía las novelas que componen “La Comedia Humana” llegó a beber incluso más de cincuenta tazas de café al día. De hecho, escribió algún artículo elogiando esta bebida sin la que no podía escribir.

Dickens y sus manías al escribir

Charles John Huffam Dickens es uno de los novelistas ingleses más conocidos. Pero no sólo se convirtió en un maestro de la narrativa, también imprimió una crítica social esplendida.

Y así es. Dickens también tenía manías al escribir. Según cuentan sus conocidos no soportaba tener el cabello desarreglado y siempre tenía un peine a mano que se pasaba por la cabeza decenas de veces al día mientras escribía. Pero esto no es todo. También se dice que sufría un leve trastorno obsesivo-compulsivo que le exigía una determinada organización de su estudio a la hora de iniciar su trabajo.

Stephen King y su odio a los adverbios

Stephen Edwin King, autor estadounidense de novelas de ficción sobrenatural, terror y misterio, es uno de los autores más vendidos en todo el mundo. Muchas de sus novelas se han adaptado al cine y a la televisión.

Entre sus manías al escribir destaca especialmente su odio a los adverbios. Al parecer llega a escribir hasta 2000 palabras al día sin utilizar un solo adverbio. En su libro “On Writing: A Memoir of the Craft” afirma que “El infierno está pavimentado por adverbios”. Este escritor cree que le quitan fuerza a la escritura.

Las manías al escribir de Isabel Allende

El profesor de Literatura de la Universidad de Granada Ángel Esteban y su compañero Raúl Cremades, son autores del libro ‘Cuando llegan las musas‘. En este podemos encontrar algunos de los secretos y manías al escribir de escritores conocidos como Gabriel García Márquez, Vargas Llosa, Julio Cortázar, Rafael Alberti, Octavio Paz, Pablo Neruda o Buero Vallejo, entre otros.

Según estos autores, Isabel Allende tenía unas manías al escribir más que curiosas.

Cuentan que hace conjuros antes de ponerse a escribir, tiene fetiches y comienza todas sus novelas el 8 de enero. Otra de sus manías es que al empezar a escribir, enciende una vela. Cuando la vela se apaga, deja de escribir, vaya por donde vaya.